X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

CONTRACRÓNICA DEL VALENCIA CF 1-1 MÁLAGA CF 

El descenso como compañero de viaje 

El equipo de Prandelli no mereció ganar y perdió dos puntos de manera dramática en la última jugada. Después de seis jornadas sin ganar viajará a Anoeta con la obligación de ganar para no pasar el mes de parón en puestos de descenso

5/12/2016 - 

VALENCIA. Hace muchas semanas que se ve venir pese a que casi nunca se quiere ver la realidad tal cual es. Hoy el Valencia CF es uno de los equipos inmersos en la lucha por la salvación y con muchas opciones de irse al parón de navidad, para los valencianistas será de 30 días, inmersos en los puestos de descenso si el próximo sábado no despiden el 2016 liguero con una victoria en el siempre complicado estadio de Anoeta. 

Pensar en una victoria valencianista en San Sebastián es algo excesivamente optimista después de que el equipo acumule ya seis jornadas sin ganar, desde el 16 de octubre en Gijón, y sobre todo después de ver los últimos encuentros de los de Prandelli en el campeonato liguero. Ante el Málaga, el italiano volvió a ver a su equipo incapaz de ganar un partido y dejándose dos puntos en el descuento. Dos puntos que seguramente no mereció en el partido pero que tenía ganados en el minuto 93 de partido y que otra vez no supo amarrar permitiendo un remate fácil desde dentro de su área. 

Prandelli preparó un partido de necesidad máxima por sumar una victoria que alejara al equipo de la zona de descenso y a los dos minutos de partido cualquier planteamiento había saltado por los aires por la mínima intensidad con la que el equipo entró al partido. Una llegada por la derecha del Málaga, tras pérdida en el centro del campo, la empaló el valenciano Pablo Fornals, rematando totalmente solo, al fondo de la red enmudeciendo a los valientes que acercaron a Mestalla en la fría y lluviosa noche. El mazazo lo encajó el equipo con algo de fortuna porque rápidamente, sólo tres minutos después, empató el partido Rodrigo Moreno de cabeza tras saque de una falta de Parejo. 

El gol no hizo que el Valencia tomara el control del partido. Ese siempre fue de Camacho, el deseado por Ayestarán el pasado verano, y Pablo Fornals. Ellos, junto con los chavales que Juande Ramos está fogueando en Málaga fueron los dueños del balón en Mestalla. Eso sí, Munir y Rodrigo se asociaron mucho más de lo que ha hecho Nani con el resto de sus compañeros en lo que va de temporada. Y eso que Munir y Rodrigo apenas contactaron en varias ocasiones. En una de esas Medrán recibió un balón centrado por Parejo y que un defensa dejó muerto en el punto de penalti y puso el 2-1 en el marcador. 

Ese gol alivió a Mestalla. Alivió el rostro de Prandelli y debió aliviar al equipo pero no lo hizo. Le metió más presión. Le puso con el premio que buscaba en el minuto 35 y todavía con un mundo por jugarse y se echaron atrás. Descaradamente. El Málaga se fue a buscar el empate y Ontiveros, Juanpi, Chory y Fornals fueron los amos y señores del partido. Siqueira, que no está para jugar en primera división ahora mismo, sacó sobre la línea un balón que era el empate antes del descanso. El equipo se fue ovacionado por su público porque para el valencianista ver ganar a su equipo, aunque juegue rematadamente mal, es hoy un manjar irrechazable. 

Tras el descanso nada cambió. Ontiveros seguía siendo un mal de cabeza para Siqueira y Abdennour, y Prandelli lo intentó frenar con la salida de Gayà. Pero no lo frenó porque el equipo se echó totalmente atrás y no era capaz de salir. Munir y Rodrigo estaban desasistidos y los centrales no tenían apoyos porque este Valencia CF no tiene un mediocentro defensivo. Por el centro fue por donde se partió el equipo. Ni se defendió y ni se tuvo conexión con los de arriba. Prandelli lo intentó arreglar, en una solución casi temeraria, con Fede por Parejo. Explicó que buscaba un jugador con salida de balón y velocidad. Sin embargo, el experimento fue más provechoso en las contras malacitanas que en las valencianistas. Mina por Munir fue un cambio final para oxigenar un inexistente ataque pero los muchos intentos baldíos del Málaga encontraron su premio con el tanto del empate de Fornals. 

Mestalla se olía el desenlace final pero lógicamente confiaba en que después de tantos minutos aguantando los tres puntos se quedaran por fin en casa. No pudo ser. El Málaga se llevo un punto y el Valencia CF perdió dos. Dos puntos que si no gana en Anoeta el próximo sábado es posible que le condenen a pasar las navidades en el fuego que quema por los puestos de descenso. Bajar de categoría es algo dramático para un club como el Valencia CF y que ya lo rondó el pasado año. Este año, pese a que queda muchísimo por delante, empieza a ser un compañero de viaje excesivamente cercando y peligroso. 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email