X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 28 de marzo y se habla de VALENCIA CF ELCHE CF Hércules CF ivf
GRUPO PLAZA

El suizo ganó un partido precioso a cinco sets 

Federer supera a Nadal en una final para la historia 

29/01/2017 - 

VALENCIA. El suizo Roger Federer conquistó su quinto título del Abierto de Australia, el 18 Grand Slam de su carrera, al vencer por fin en este grande al español Rafael Nadal, su histórico rival por 6-4, 3-6, 6-1, 3-6 y 6-3.

En el cuarto duelo entre estos dos jugadores en el primer grande de la temporada, Federer se tomó su desquite y ganó por primera vez a Nadal, su verdugo en la final del 2009, y en las semifinales de 2012 y 2014, en tres horas y 36 minutos en su partido 100 en Melbourne Park.

También cerró una página negra, pues el suizo no ganaba a Nadal en partidos de Grand Slam desde hace diez años, desde la final de Wimbledon de 2007.

Fue un partido intenso, tenso e incierto hasta el final, porque Nadal estuvo muy cerca de la victoria, pues tras quebrar a su rival en el primer juego del quinto set, dispuso de una ventaja de 3-1 e incluso una oportunidad para marcar el 4-2 con su saque, pero en vez de machacar a Federer al revés con su derecha 'liftada', cambió de opinión y la envió al otro lado, fallando.

Nadal salvó luego cinco bolas de rotura en el octavo juego, donde hubo un fabuloso intercambio de 26 golpes, pero Federer le robó su servicio y al final acabó ganando los cinco últimos cinco juegos, con un final novelesco, con intriga, pues se tuvo que recurrir al Ojo de Halcón para descifrar si el 20 'ace' de Fededer era bueno, y para triunfar por fin en Melbourne, después de siete años.

Con este triunfo, Federer regresará este lunes al 'top-ten' situándose décimo, mientras que Nadal ocupará el sexto. El quinto Abierto de Australia es el 61 torneo en pista rápida en el palmarés de Federer, y el 89 de su currículo.

Su ídolo Rod Laver entregó la copa a Federer, después de una épica victoria. Pero antes el suizo había observado lo sencillo que es para Nadal regresar. "Es impresionante lo fácil que lo hace", había dicho, y este domingo su frase le dio la razón sobradamente, porque estuvo a punto de la derrota, pero resurgió con un gran final.

Nadal empezó bien el primer set, ganando dos servicios en blanco, pero se enfrió después y en el séptimo cedió su saque, y entre ese y los dos siguientes juegos, solo pudo ganar un punto.

Federer lanzado, con un tenis muy directo y veloz se apuntó el parcial en 34 minutos, con dos saques directos en el décimo juego. El suizo ganó 14 de los 15 puntos de su primer servicio, un 93 por ciento, más un 67 por ciento con el segundo saque, y sumó 13 golpes ganadores.

La derecha enroscada, alta y viva de Nadal al revés de Federer apareció entonces como en los viejos tiempos, cuando resquebrajaba su moral hasta desquiciarle, y Nadal, fenomenal al resto, quebró dos veces, 2-0 y 4-0, y aunque luego entregó su saque en el quinto (4-1) se mantuvo firme para hacerse con este segundo parcial en 42 minutos con solo cuatro errores no forzados.

En el tercero, Federer tuvo que recurrir a tres saques directos para salvar tres puntos de rotura en el juego inicial. Tomó aire y quebró a continuación gracias a dos formidables derechazos, y a partir de ahí se creció.

A base de "aces" Federer tomó ventaja 3-0 en el siguiente, y puso en liza todo su armamento. Fueron los momentos más brillantes del suizo, que recobró su velocidad de pegada, mientras que Nadal parecía notar las cinco horas de su partido contra Grigor Dimitrov y el día menos de descanso.

El de Basilea volvió a quebrar a Nadal (5-1) y cerró la manga con una delicada volea de revés en 41 minutos. Tomaba ventaja, pero no se sentía seguro, porque conoce de sobra a Nadal.

Un minuto menos duró el cuarto set, con un Federer más lento y con más fallos y un Nadal que no desesperó y que aseguró su saque sin pasar más apuros. Roger perdió el suyo en el 3-1, y eso bastó al español para nivelar el encuentro después de dos horas y 37 minutos.

Federer abandonó la pista para recibir tratamiento médico inmediatamente después. Su muslo derecho le dolía. Y cedió de entrada su saque, el peor error que podría cometer. No obstante, no bajó los brazos y remontó un 3-1.

Nadal dispuso de una ventaja para ponerse por delante 4-2 con su saque, pero en vez de seguir con su derecha al revés del suizo, abrió, y su golpe salió fuera. Ahí perdió su gran oportunidad después de un esfuerzo descomunal, porque al final, al sexto punto de rotura de este parcial, entregó su servicio (3-3).

Federer acabó ganando los últimos cinco juegos, salvando el pellejo con destreza, y con una resistencia que solo Nadal puede exhibir. Al final, sus lágrimas aparecieron, como suele suceder en él mejor jugador de la historia, cuando la emoción le embarga.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email