X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 26 de marzo y se habla de VALENCIA CF ELCHE CF Hércules CF ivf
GRUPO PLAZA

CONTRACRÓNICA SEVILLA 2-1 VALENCIA CF

La impotencia de querer y no poder

El Valencia CF perdió en su visita al Sánchez Pizjuán en un compromiso donde no mereció irse de vacío tras lo mostrado por ambos conjuntos en el terreno de juego. El vestuario se mostró impotente tras ver como se escapaba un punto en la última jugada. "No nos sale nada" fue el resumen perfecto de Gayà tras el partido

27/11/2016 - 

SEVILLA. Acudir al campo del mejor Sevilla de la historia reciente a un punto del descenso, ser mejor que ellos durante muchos minutos para salir de Pizjuán de vacío explica bien lo que es hoy en día el Valencia CF. Un equipo sumido en una depresión profunda que ha metido al club en una situación que empieza a ser angustiosa en la tabla al comprobar que pese a querer y a intentarlo casi todo no se consiguen victorias. Las lágrimas de Gayà sobre el césped del estadio sevillista tras ver como Sergio Rico le sacaba una mano imposible para evitar el empate en el último segundo del partido escenificaron la impotencia de un equipo configurado para pelear por las posiciones europeas y que ahora anda enfangado en un barro en el que no está nada habituado a lidiar. 

Prandelli cambió el sistema en Sevilla y pasó a una defensa de tres centrales para protegerse y cerrar de una vez la portería. Ya van 13 jornadas seguidas encajando en la Liga, todo el campeonato, y lo consiguió hasta el descanso. Mangala, Garay y Abdennour no sufrieron en exceso para contener las acometidas sevillistas. En ese dibujo la única sorpresa fue la inclusión del brasileño Siqueira en el once inicial. Era su debut en la Liga tras seis meses sin jugar. Un lujo que el Valencia CF no podía y debía permitirse en un partido ante un equipo tan crecido moralmente y con tantas alternativas ofensivas en frente. Sampaoli lo vio desde el principio y primero Sarabia y posteriormente Vitolo buscaron a un Siqueira que sufrió muchísimo en defensa y arriba no llegó porque el fuelle es imposible que le diera después de tantos meses sin competir. Fue el peor día posible para darle un toque de atención a Gayà que venía estando por debajo de su nivel las últimas semanas. 

La suerte que tuvo el Valencia fue que cerca de Siqueira estuvo un inconmensurable Abdennour. El tunecino mostró su mejor imagen, la que le trajo a Mestalla desde Mónaco, y frenó todo lo que apareció por el carril izquierdo. Conforme pasaban los minutos y los valencianistas no sufrían atrás el equipo fue ganando metros en la presión y empezó a apretarle en la salida a Rami, Pareja y Mercado. Los tres centrales son expeditivos pero su fuerte no es salir jugando desde atrás y ahí le perdonó la vida hasta en dos ocasiones el Valencia al Sevilla. Primero fue Enzo el que interceptó un balón y se metió en la frontal del área con mucha ventaja pero un mal control le hizo perderla y permitió a Pareja sacarle el balón. La segunda acción muy parecida fue con Parejo de protagonista. El madrileño cortó un pase de Rami y se plantaba solo ante Rico pero también el último control le privó de castigar al Sevilla y poner al Valencia CF por delante en el marcador. Mangala a la salida de un córner y Garay en otra acción a balón parado rozaron sendos remates francos que terminaron en nada y con eso se marchitó e primer acto.

Al Sevilla le estaba pesando el esfuerzo de Champions ante la Juve del miércoles y el Valencia CF se estaba mostrando serio y competitivo en un campo siempre complicado. Sampaoli movió fichas y reforzó el centro del campo con Kiyotake por Escudero. Prandelli confió en los mismos y no movió el banquillo. Pronto llegó el mazazo que todo el valencianismo temía. Por la banda de Siqueria. Vitolo le encaró, le rompió la cintura y su centro lo tocó desafortunadamente a la red el argentino Garay. El Pizjuán se creció porque veía a su equipo ganar sin jugar a nada y el Valencia CF no se hundió y se fue a buscar el empate. Munir sustituyó a Abdennour y pasó a jugar, como siempre en la banda derecha. Nani tuvo el empate en un latigazo desde la frontal que se marchó desviado

Tras esta jugada y por la banda derecha, como no podía ser de otra manera con un excepcional Cancelo, a día de hoy uno o dos pasos por encima de sus compañeros, llegó el gol. Una asistencia magistral del portugués acabó con un golazo de Munir al primer toque ante la salida de Rico. Un gol de nueve. Cuesta comprender como el futbolista que se fichó en verano como gran apuesta ofensiva no ha tenido ni dos partidos seguidos como delantero centro, después de anotar dos goles desde el banquillo, ambos con Prandelli.

El Valencia empezó a cvreer en la remontada pero nuevamente una concesión defensiva rompió las esperanzas cuando Pareja remató a desde la frontal un balón suelto que cruzó entre todos los defensores y atacantes que había en el área para acabar dando al palo y entrando. El primer y único tiro del Sevilla entre palos acabó en gol. Pero pese al golpe el equipo de Prandelli no se rindió y Gayà tuvo en sus botas el empate en la última jugada pero un paradón de Rico lo evitó. Demasiado castigo para un equipo muy frágil.

El vestuario quedó tocado tras la derrota, conscientes de que se había escapado una oportunidad para sumar los tres puntos ante un equipo que está segundo en la tabla y que no fue superior a los de Prandelli, lo que llevó a la reacción tras la impotencia. Tras el partido los propios jugadores tuvieron una charla entre ellos para dejar claro que la reacción depende de ellos. Ya lo comentó la presidenta y también Gayà al acabar el partido, salir de esta situación es cosa de la plantilla y ellos lo saben.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email