X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 26 de abril y se habla de VALENCIA CF ELCHE CF Hércules CF ivf
GRUPO PLAZA

La revolución no llegó

El mercado invernal se ha cerrado con la incorporación de Orellana y Simone Zaza además de las salidas de Mat Ryan y Fede Cartabia. El grueso del equipo se mantiene debido a la confianza depositada en ellos por Voro que pidió mantener el bloque y que no salieran jugadores 'importantes'

1/02/2017 - 

VALENCIA. Se acabó enero y con ello bajó la ventana de trasferencias que los clubes tienen abierta durante todo el primer mes del año para poder corregir las posibles carencias de sus plantillas. El Valencia CF aprovechó el último día del mes para ejecutar un cambio en su equipo cantado desde el pasado viernes, el fichaje del chileno, Fabián Orellana, y la salida del argentino, Fede Cartabia. Ese cambio de hombre por hombre, es el mismo que se podría aplicar a la salida del portero Mathew Ryan, para la llegada del delantero italiano, Simone Zaza.

El Valencia CF encaró el mercado de enero con las expectativas muy altas. El club tenía decidido hacer una revolución en su plantilla. Eso fue lo que se acordó en Singapur a mediados de abril con el máximo accionista, Peter Lim, dando luz verde e incluso aprobando una partida económica para presupuesto. Desde aquello el club ha cambiado mucho. El 30 de diciembre el técnico italiano, Cesare Prandelli, dimitió y sólo ocho días después lo hizo el director deportivo, Suso García Pitarch. Ambos tenían claro que había que fichar entre cuatro y cinco jugadores y dar salida a otros tantos. Su salida lo cambió todo. Voro se hizo cargo del equipo y le dio confianza a una plantilla con la que tiene un feeling total por su condición de ex delegado.

El club siguió afirmando que harían cuatro fichajes pero Voro a su vez le aseguró a sus futbolistas que iba a intentar que todos tuvieran su oportunidad. Las victorias ante Espanyol y Villarreal tranquilizaron mucho a Meriton que se sintió realmente amenazado por el descenso a finales de diciembre. Con la llegada de Zaza, una operación que va a ser complicado no ejecutar porque hay que comprar al futbolista si juega 10 partidos, el Valencia CF se puso el listón alto y se obligó a buscar opciones asequibles en el mercado y se limitó mucho el margen del Fair Play Financiero a no ser que vendiera a algún jugador de los importantes de la plantilla.

Voro frenó esas intenciones del club. Pidió que se quedaran los dos jugadores más señalados para salir, Parejo y Enzo, y con ello Meriton entendió que podía aguantar hasta el final de temporada con la plantilla que había. Los asiáticos, principalmente, Peter Lim, lleva semanas discutiendo interiormente cual es el camino que va a tomar con el Valencia CF y por eso a Meriton le ha venido bien la petición de no hacer grandes cambios de Voro.

En las próximas semanas, Peter Lim tendrá que decidir cual es la estructura de club que quiere para el futuro. La decisión no conlleva únicamente el nombramiento de un director deportivo. Lim debe decidir que club quiere, que modelo elige y como lo quiere llevar a cabo. Eso si es que Lim quiere seguir al frente del Valencia CF.

El mercado de fichajes de enero se cerró y no se cerraron los fichajes prometidos, ni por supuesto los fichajes necesarios para completar una plantilla con evidentes carencias. Meriton prometió una revolución que no ha sido tal y el equipo se ha reforzado con Zaza y Orellana. Dos buenos jugadores que mejoran lo que había pero que no cubren las expectativas generadas una vez más.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email