X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 25 de marzo y se habla de VALENCIA CF ELCHE CF Hércules CF ivf
GRUPO PLAZA

Las condenas de Ayestarán

El Valencia anunció la marcha del técnico vasco  tras la reunión del consejo de administración celebrada en Singapur. Ayestarán ha cometido varios errores garrafales que le han condenado al fracaso en su etapa como entrenador de la entidad de Mestalla

21/09/2016 - 

VALENCIA. El Valencia CF puso este martes fin a la etapa de Pako Ayestarán como primer entrenador de la entidad valencianista casi cuatro meses después de anunciar su renovación hasta 2018 en un acto celebrado en Mestalla el pasado 24 de mayo.

El técnico, que se definió como el ideal para el proyecto valencianista deja el club de Mestalla con un pobre bagaje, siendo el peor entrenador por números de la historia, empeorando a Gary Neville al que llegó, primero para asistir y después para sustituir y acumulando récords negativos como las siete derrotas consecutivas (aunque en dos temporadas diferentes) en Liga.

Muchos han sido los detonantes que han llevado a Meriton a tomar la decisión de prescindir del técnico en el que pusieron su confianza ya que hay 'varias condenas' que han caído sobre Ayestarán y que han terminado con su salida.

LOS PÉSIMOS RESULTADOS

El primer factor que ha condenado a Ayestarán han sido los resultados. Cuatro derrotas consecutivas -en cuatro jornadas- de Liga que dejan al equipo colista y que se unen a las tres que 'arrastraba' desde la pasada campaña lo que hacen tener el 'récord' de mayores derrotas consecutivas en Liga, con siete, y también en Mestalla, con cuatro seguidas.

Los números del vasco son muy pobres ya que en doce partidos que ha dirigido al Valencia ha ganado tres, ha empatado uno y ha perdido ocho, es decir, diez puntos de 36 (un 27,7%). Estos registros han empeorado incluso los registros de Gary Neville que sumó 14 puntos de 48 posibles (un 29%) contando solo la Liga, ya que el británico también dirigió en Europa League y en Copa lo que aumentaría su % de puntuación.

La mala imagen ofrecida en Bilbao y la involución mostrada por el equipo en estas jornadas ha terminado por propiciar la destitución de Pako Ayestarán.

VÍCTIMA DE SU ESTILO

Pako Ayestarán ha intentado implantar un estilo en el Valencia que ha quedado demostrado que no ha funcionado. Ya sea por la falta de efectivos o por la imposibilidad de trabajarlo con todos los jugadores, el estilo alegre que ha querido implantar le ha terminado condenando.

La fragilidad defensiva del equipo, mostrada por un juego al ataque con laterales muy abiertos, ha convertido al Valencia en el segundo equipo más goleado de la competición con diez tantos en cuatro jornadas. Desde el club se le sugirió que se protegiera un poco hasta conseguir resultados y confianza pero no hizo caso y ha terminado muriendo con sus ideas.

ROLES EN EL VESTUARIO IMPROVISADOS

El vestuario es una de las cosas más importantes para que el equipo funcione y este verano ha habido varias decisiones que han desconectado al grupo y que no terminan de entenderse. El capitán del Valencia es Enzo Pérez, un jugador que a principios de verano estaba fuera del club. El argentino regresó y trabajó como el que más hasta que Ayestarán decidió darle el brazalete.

Otro de los casos inusuales es el de la portería. Ayestarán y García Pitarch decidieron que Diego Alves debía buscarse una salida del Valencia y se le entregó la portería del club a Matt Ryan que inició las dos primeras jornadas como titular y además se renovó a Jaume hasta 2022. Tras cerrarse el mercado, Ayestarán decidió alinear de titular a Diego Alves, que había estado las dos primeras jornadas en la grada y al que se le buscó una salida hasta el último día.

Pero el caso más importante es el de Dani Parejo. El centrocampista madrileño tuvo una actitud pésima en pretemporada ya que decidió marcharse del Valencia pero el club no aceptó la propuesta del Sevilla con lo que el jugador se tuvo que quedar. Tras pedir perdón al grupo (pero no a la afición como dijo García Pitarch) Ayestarán le reintegró con lo que el problema parecía limado, pero el técnico vasco fue más allá y le entregó el brazalete de capitán a un futbolista que le había faltado el respeto a él, a los compañeros y a la afición, como dijo el director deportivo.

FALTA DE VARIANTES EN LA PLANTILLA

El Valencia ha confeccionado una plantilla para afrontar las dos competiciones a las que se enfrenta que goza de 21 futbolistas. Pese a que esta no ha sido responsabilidad de Ayestarán, ya que no ha sido él quien la ha confeccionado, es algo que ha terminado condenándole en estas cuatro primeras jornadas ya que no ha tenido las variantes necesarias.

El caso más importante aparece en la delantera donde todos los atacantes son del mismo perfil, móviles y con velocidad, para jugar al espacio. Fue el propio técnico, como reconoció García Pitarch y corroboró Ayestarán, quien no quiso un delantero de otro perfil tras la llegada de Munir, que sería el único nueve que llegaría al equipo tras la salida de Alcácer y Negredo.

Sorprende además que tras la insistencia de Ayestarán en que Munir sea el único delantero que llegara este verano, el técnico lo haya utilizado en las dos jornadas que ha disputado en banda derecha, dejando el sitio de nueve primero a Nani y Mina y posteriormente a Rodrigo Moreno y escorando a un costado al delantero fichado.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email