X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Los hombres de confianza de Marcelino

El técnico asturiano no concibe su labor sin la aportación de Rubén Uría e Ismael Fernández, segundo entrenador y preparador físico, con los que lleva más de una década de trabajo

10/05/2017 - 

VALENCIA. El trabajo de Marcelino García Toral en el mundo del fútbol, concretamente desde su etapa como entrenador, no se concibe sin la aportación de su cuerpo técnico de confianza formado por Rubén Uría e Ismael Fernández, segundo entrenador y preparador físico, que acompañarán al asturiano en su aventura en el Valencia CF si finalmente termina de concretarse el acuerdo.

Una de las condiciones innegociables para Marcelino en cualquier negociación es la incorporación de 'sus escuderos', que le han acompañado en todas sus etapas en el banquillo desde que se iniciara en el Sporting en el año 2003, es decir, casi quince años juntos.

Las funciones de ambos componentes del cuerpo técnico están muy definidas y los tres tienen claro la parcela de cada uno. El apartado físico es exclusivo de Ismael Fernández, que goza de la total confianza de Marcelino para elaborar los planes de trabajo del equipo, tanto en pretemporada como en la campaña.

Ismael Fernández, además, es un obseso de la nutrición de los futbolistas. El asturiano considera que una de las claves para que el equipo funcione no consiste solo en los entrenamientos en el césped si no en lo que se hace fuera de él, sobre todo en el tema alimenticio, algo importante para evitar lesiones.

Fernández tiene controlada al detalle esta parcela nutricional y establece un estricto reglamento de régimen interno en el que se incluye una visita semanal a la báscula para controlar el peso con su correspondiente multa en caso de no cumplir lo estipulado por el cuerpo técnico.

Entre su libro de estilo está el de citar a los jugadores para desayunar juntos antes de entrenar y también el de intentar que todos coman también tras el trabajo, algo parecido a los métodos que se emplean en la Premier League. Tal es el punto de control, que el preparador físico es capaz de llamar a los jugadores o pedirles fotos de lo que están cenando para tener controlada su dieta.

Como ha reconocido en varias entrevistas a lo largo de su carrera, Ismael Fernández considera vital el apartado nutricional, descuidado en muchas ocasiones en los equipos de fútbol, para el rendimiento del futbolista. Son varios los que han conocido sus métodos, entre ellos Garay que ya coincidió con Fernández en el Racing. 

Entre sus 'víctimas' se encuentran Aldo Duscher, al que hizo adelgazar trece kilos en el conjunto cántabro o Emilio Viqueira, que bajó nueve kilos su peso con Ismael Fernández en el Recreativo. Menos llamativos fueron los casos de Oscar Serrano en el propio Racing o Javi Guerrero y Sinama, que también se enfrentaron con la báscula hace varias temporadas.

Otra de las características de Ismael Fernández son las triples sesiones de entrenamiento, sobre todo en pretemporada. El de Langreo considera vital distribuir la carga de trabajo a lo largo de todo el día, lo que hace necesario tres sesiones de entrenamientos. Como él mismo reconoce, esto no significa más carga de trabajo, porque se trabaja igual que cuando se realizan dos entrenamientos, pero con tres se divide mejor el trabajo a lo largo del día.

La otra 'pata' de este triunvirato la forma Rubén Uría. Asturiano como Marcelino y Fernández, el segundo entrenador lleva trabajando con el técnico desde el año 2005, cuando 'colgó' las botas. Ambos se conocieron en Mareo siendo jugadores pero su trabajo no se unió hasta que los dos dejaron de ser futbolistas.

Como sucede con Ismael Fernández en el apartado físico, la parcela de Rubén Uría también está muy clara dentro del trabajo del cuerpo técnico. El ayudante de Marcelino es el encargado de analizar al detalle a los rivales, además de preparar las jugadas de estrategia, tanto ofensiva como defensiva.

Marcelino García Toral no entiende su trabajo sin sus ayudantes, a los que tiene en gran consideración. El técnico cree que 'su' preparador físico es el mejor del país y con el que pocos pueden compararse con respecto a su trabajo, mientras que la confianza en Uría también es máxima, lo que hace que el asturiano pida también una importante remuneración para su cuerpo técnico.

Las negociaciones entre el Valencia CF y Marcelino ya están en marcha y una cosa queda clara, si llegan a buen puerto el asturiano no llegará solo a Mestalla, lo hará con sus escuderos.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email