X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

opinión 

Una dirección deportiva débil 

2/03/2017 - 

VALENCIA. La dirección deportiva que anunció el pasado lunes el Valencia CF, con José Ramón Alesanco como cabeza visible, me pareció una apuesta continuista y una apuesta por una estructura débil en el sentido de que no será el vasco una persona que le exigirá a Peter Lim una independencia total como la que necesita ese área para poder funcionar bien. Alesanco es una persona de la confianza de Lim. Llegó al Valencia CF por recomendación directa de Joan Laporta al empresario singapurense y en apenas año y medio ha ascendido de director de la escuela a director deportivo del club. 

Muchas han sido las personas que en los últimos meses me han asegurado que Alesanco no quería esta responsabilidad ni tampoco se veía muchos años dirigiendo la escuela valencianista. Por eso, me sorprendió su nombramiento como director deportivo ya que él no quería esa responsabilidad. Todas estas ideas me las confirmó la rueda de prensa de presentación que ofreció el protagonista este miércoles. Empezó fuerte afirmando que manejaría un presupuesto pero terminó contradiciéndose y afirmando lo mismo que los anteriores, que ellos propondrán y la propiedad decidirá. Es más, afirmó que no se dará la situación en la que él quiera a un jugador y Lim imponga a otro. Lo que no explicó es como lo va a evitar. 

En este club las palabras ya no valen. El modelo Lim sólo puede salir adelante a base de hechos y Alesanco únicamente ofreció palabras y más de lo mismo. Negar que llegó al club por Laporta es absurdo. Que el llegó por Laporta es tan cierto como que no pertenece a ningún fondo de inversión en el que esté Mendes. Sin embargo, lo que pone en duda el aficionado es su autonomía y eso no lo pudo garantizar Alesanco. 

Además del vasco, la nueva estructura tiene otras cosas muy buenas pero que sin autonomía no sirven de nada. Con el poso de las horas empiezo a tener claro que Alesanco será el organizador de la secretaría técnica pero que el trabajo de campo de va a recaer en Vicente Rodríguez y los ojeadores. El pasado 13 de febrero un representante, que acababa de hablar con Vicente, me llamó y me dijo: "Héctor, Vicente está convencido de que va a ser director deportivo o que tendrá mucho poder". (Al final no ha tenido todo el poder que esperaba). Al escuchar a este agente, importante, decirme eso confirmé la sospecha que tenía de que Meriton iba a apostar por la gente que ya estaba en el club para construir la dirección deportiva. Después de varias llamadas más tuve claro que Vicente le aseguraba a su círculo íntimo que iba a mandar. De hecho, me confirmaron que ya se había reunido con Juan Sánchez y le había hablado de un futuro en el club. Por eso un día después publiqué en este periódico que Vicente era la opción para la secretaría técnica.

Y pese a que la cabeza visible sea Alesanco, creo que la voz cantante la va a llevar Vicente Rodríguez junto con sus scoutings. Tengo la sensación de que Alesanco será el vínculo entre Vicente y Peter Lim. Alesanco tendrá un papel de asesor e incluso de negociador. Sin embargo, la elección de los jugadores tengo la sensación que va a ser cosa del secretario técnico. Nunca he hablado con Vicente más allá de cruzar dos WhatsApp. Sin embargo, me dicen que es un tipo que ve bien el fútbol y detecta bien a los buenos jugadores. Quiero creérmelo y quiero que sea así. 

Ahora bien, el miedo que sigo teniendo es que Lim haya apostado por un director deportivo débil al que poder imponerle sus decisiones y que otra vez la lista que prepare el secretario técnico tenga que ir a Singapur a través de un SMS y allí se elijan a los jugadores, ya sean de esa lista o de otra que elija el máximo accionista. Mientras no lo vea no lo creeré porque desde que Lim compró el club, 1 de diciembre de 2014, todas las operaciones han pasado por él. Veremos si ahora los ojeadores además de cobrar por ver futbolistas, también tienen la responsabilidad en lo bueno y en lo malo de elegir a los futbolistas que se fichan de las listas que ellos seleccionan. De momento creo que no cambiará mucho el modelo. 


next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email